Calidad del Aire y el Sector Industrial en BCS. Por Karla Gasca

¿QUÉ ES LA CALIDAD DE AIRE?

La calidad de aire se refiere a la calidad de sustancias que respiramos, las cuales entran en el cuerpo humano causando diversas reacciones químicas de acuerdo con las partículas/sustancias que se trate y cuya respuesta en cada organismo es diferente y está en función de la capacidad de respuesta inmunológica que cada organismo tenga.

Desde luego, existen sustancias no sólo benéficas sino necesarias para llevar a cabo un buen funcionamiento de los organismos y existen otras que pueden llegar a causar daños muy severos en la salud humana pero también de los ecosistemas.

Ahora mismo, sabemos que grandes exposiciones prolongadas a ciertas sustancias como las emisiones causadas por la carburación de combustibles fósiles, pueden causar grandes daños a la salud. Tal es el caso de algunos metales pesados como el azufre, el vanadio, mercurio y, desde luego, plomo. Afortunadamente, hoy se ha logrado que los combustibles estén libres de plomo, pero siguen presentes otras sustancias peligrosas como azufre, CO2 (dióxido de carbono) e, incluso, O3 (ozono) cuya implicación directa es sobre la capa de ozono y causante de los peligrosos efectos del proceso acelerado de cambio climático. Por otra parte, las partículas PM 10 y PM 2.5 pueden causar daños a la salud que van desde la irritación severa de ojos y mucosas bucofaríngeas, hasta daños físicos en órganos internos porque fácilmente corren por el torrente sanguíneo, entre los órganos vitales más afectados se encuentran corazón, pulmones, hígado y riñones.

Existen, principalmente, dos fuentes de emisiones que causan contaminación del aire, una son las fuentes móviles o vehículos automotores y la otra son las fuentes fijas o plantas industriales a granescala. En el caso de las fuentes móviles, las sustancias que son emitidas están caracterizadas por grandes cantidades de ozono, CO2 y PM 10; mientras que en el caso de las fuentes fijas se caracterizan por emitir grandes cantidades de metales pesados como el azufre y PM 2.5, las cuales resultan mucho más peligrosas para la salud humana y los ecosistemas. La cantidad y peligrosidad de las sustancias suspendidas a causa de cualquiera de estas actividades está directamente relacionado con la cantidad y calidad de combustibles fósiles que se quemen en el proceso y de los procesos químicos que sean necesarios en el proceso industrial de que se trate.

Entre los procesos industriales más contaminantes se encuentran las industrias de generación eléctrica, industria química, cementera y, desde luego, la minería que causa daños irreversibles en el medio ambiente donde se instala, incluyendo una fuente de emisión de grandes cantidades de contaminantes muy peligrosos pero también por la contaminación de suelos y mantos freáticos.

Por ello, en el Centro de Energía Renovable y Calidad Ambiental (CERCA) vimos como prioridad establecer un esquema de medición de los contaminantes que se encuentran en el ambiente de la ciudad de La Paz y con ello acceder a datos duros que nos muestren cuál es la calidad del aire que respiramos en la ciudad de La Paz, dadas las condiciones de quema de combustibles de muy baja
calidad en grandes cantidades dentro de la zona urbana, incluyendo las plantas de generación eléctrica con termoeléctricas (Punta Prieta) y diferenciarlas de aquéllas atribuibles a las fuentes móviles considerando que BCS presenta una de las tasas de motorización más altas del país.

RED DE MONITOREO DE CALIDAD DE AIRE

A consecuencia de las condiciones del sistema eléctrico de BCS y debido a que dentro de la zona urbana de La Paz, además de ser la región con la tasa de motorización más alta del país, CERCA ha promovido la instalación de monitores de calidad de aire a fin de determinar en puntos estratégicos de la región, qué es lo que estamos respirando y si la cantidad de cada uno de los gases que medimos se encuentran o no dentro de la Norma Oficial Mexicana (NOM) si es que existe, asimismo, realizamos una comparación con el estándar establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Al respecto, se estableció un criterio para la instalación de sensores de acuerdo a los contaminantes criterio definidos por la SEMARNAT como aquellos contaminantes normados a los que se les han establecido un límite máximo permisible de concentración en el aire ambiente, con la finalidad de proteger la salud humana y asegurar el bienestar de la población. Se miden de manera continua los contaminantes criterio: ozono (O3), dióxido de azufre (SO2), monóxido de carbono (CO), dióxido de nitrógeno (NO2), las partículas en suspensión (PM10, PM2.5) y el plomo (Pb).

Los monitores adquiridos por CERCA miden SO2, O3, NO2, CO, VOC y partículas PM 2.5 y PM 10.Actualmente tenemos instalado un monitor en la prepa Morelos y éste ha servido para calibrar el modelo de medición y los datos obtenidos por los sensores, así como para testear problemas de comunicación, entre otros. La idea es cerrar 2018 con la instalación de tres monitores de calidad de aire y durante el primer trimestre instalar 4 más. En este año, las ubicaciones de los monitores serán una primaria en la colonia El Pedregal y otro monitor será instalado en las instalaciones del CETMAR.

Hasta ahora los resultados que hemos obtenido, resulta particularmente preocupante la cantidad de ozono a la que se está expuesto en la zona ya que todos los días hemos estado arriba del máximo permisible por la OMS e incluso arriba del máximo permitido por la NOM que es bastante más laxa. También es preocupante la cantidad de emisiones registradas de CO y NO2 en la zona. Creemos firmemente que se trata de la gran cantidad de vehículos automotores que transitan por la zona todos los días y las malas condiciones en las que éstos se encuentran.

La prueba nos permite ver con datos duros que no es solo en nuestra imaginación que nos encontramos con mala calidad de aire para tener una vida digna y saludable. Por el contrario, pese al hermoso cielo azul de la bella ciudad de La Paz, nuestra salud se encuentra amenazada por la polución y, peor aún, nos preocupa lo que encontraremos al medir la zona expuesta a las emisiones de la termoeléctrica.

IMPLICACIONES DE UNA MALA CALIDAD DE AIRE… ¿QUÉ SIGUE PARA BCS?

Recordemos que ya en mayo de 2017, LT Consulting en el marco de los trabajos del Programa de Calidad de Aire de la SEMARNAT (Proaire) estimó un aproximado de 2,400 millones de pesos por año por impactos a la salud debido a mala calidad de aire en BCS. Ello, apenas a partir de estimaciones, en realidad el tamaño de la externalidad negativa podría ser mucho mayor.

Solo por estos resultados preliminares y externalidad estimada, resulta urgente modificar la forma en que se genera energía eléctrica en la región y ello implica prescindir cuanto antes de la central de combustión interna de Punta Prieta y resulta indispensable descartar cualquier otra forma de proceso industrial en la región, particularmente el caso de la minería. De no ponerse manos a la obra, estamos ante un potencial desastre medioambiental en la región.

Descarga el artículo aquí: Calidad de aire en y sector industrial en bcs_artículo KG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *